¿Cómo desvincular mi seguro de hogar de la hipoteca?

El seguro de hogar es obligatorio cuando se solicita una hipoteca por la compra de una vivienda.

Anteriormente, los bancos te obligaban a contratar con su entidad el seguro de hogar, pero desde hace unos años, con la ley reguladora de los contratos de crédito inmobiliario, esto ha cambiado.

Qué dice la ley respecto a la obligación de contratar seguros con el mismo banco al que solicitamos la hipoteca

La Ley 5/2019 de 15 de marzo, reguladora de los contratos de crédito inmobiliario establece que las entidades bancarias no pueden exigir la contratación de sus seguros para la concesión de la hipoteca, pero sí que pueden exigir que se tenga un seguro de daños que cubra la vivienda hipotecada.

Del mismo modo, tampoco pueden obligarle a comprar varios seguros vinculados a la hipoteca como, por ejemplo, el seguro de vida. Así lo señala en el Preámbulo IV del Capítulo II, sección 2ª de la misma Ley: “Se prohíben*, en segundo lugar y con carácter general, las ventas vinculadas, es decir, ventas de paquetes integrados por el préstamo y otros productos, cuando el contrato de préstamo no se ofrezca al prestatario también por separado (artículo 17)”*.

De esta forma se pretende acabar con las prácticas abusivas de la entidad financiera cuando obliga al cliente a contratar un seguro, con una cuota que puede llegar a ser hasta un 60% más cara que en los libres competidores y a través de una compañía aseguradora que, normalmente, estará vinculada al banco.

Para la concesión de una hipoteca, la entidad bancaria puede exigirle que asegure la vivienda hipotecada con un seguro de daños, pero no puede exigirle la contratación con su entidad.

En el seguro de vida, por ejemplo, en caso de fallecimiento, la entidad bancaria puede reclamar el pago a los avalistas o a los herederos en vez de a la entidad aseguradora. En la sentencia 19/02/2004 el Tribunal Supremo contempla que se trata de una práctica abusiva conforme al artículo 1258 del código civil.

La propia Dirección General de Seguros advierte de “cuando se suscribe un préstamo con garantía hipotecaria no existe obligación legal para el prestatario de contratar un Seguro”.

Así que, como se ha dicho anteriormente, tanto en el caso del seguro de la vivienda como en el de vida puede usted elegir cualquier compañía aseguradora. Eso sí, en ambos casos beneficiario ha de ser el banco que le concede el préstamo hipotecario.

Qué valor económico debe usarse como referencia

En cuanto al valor económico que se use como referencia para calcular el importe del seguro, la Ley 2/1981 de Regulación del Mercado Hipotecario, establece en su artículo 8 que “los bienes hipotecados habrán de estar asegurados contra daños por el valor de tasación, en las condiciones que reglamentariamente se determinen”.

Por otra parte, el Real Decreto 716/2009, establece en el artículo 10.1 que “los bienes sobre los que se constituya la garantía hipotecaria deberán contar con un seguro contra daños adecuado a la naturaleza de los mismos” y que “la suma asegurada deberá coincidir con el valor de tasación del bien asegurado excluido el valor de los bienes no asegurables por naturaleza, en particular el suelo”.

Al haberse regulado el mercado hipotecario, las entidades bancarias tienen la dinámica de ofertar bonificaciones si se contrata el seguro de hogar con ellos. Además del único pago de dicho seguro. De esta manera se aseguran de que el cliente no desvinculará el seguro mientras dure el préstamo. Ya que, de desvincularlo, perdería esta bonificación e incrementaría sus cuotas mensuales.

Como era de suponer, las entidades bancarias han creado nuevas estrategias tras la regulación del mercado hipotecario, ofertando bonificaciones para aquellas personas que contratan el seguro de hogar con su entidad.

¿Existe permanencia en el seguro de hogar con la hipoteca?

En el caso que contratemos cualquier seguro con la propia entidad bancaria, es posible que no nos sintamos satisfechos con el seguro contratado, ya sea porque es más caro que en otras compañías, porque no nos atienden adecuadamente o porque no solucionan acertadamente los siniestros que se producen.

No importa cuál sea el motivo, usted puede desvincularse del seguro en cualquier momento si lo estima oportuno. Eso sí, cumpliendo con los preceptos que se detallan a continuación.

Dos simples pasos para desvincular un seguro

Lo más razonable es, en primer lugar, comparar varias compañías. Desde Barea & Zango podemos ayudarle a encontrar un seguro de hogar que se adecúe a sus necesidades.

Una vez elegida la compañía aseguradora, el siguiente paso sería solicitar la anulación de su seguro actual con un mes de antelación. Para este y otros casos, es más que aconsejable leer detenidamente las cláusulas del seguro que se tiene contratado.

En segundo lugar, consulte a su banco cómo le afectaría económicamente la pérdida de la bonificación.

Si no le conviene realizar el cambio de seguro por la pérdida de una posible bonificación, pero aun así quiere cambiar de compañía, puede solicitar una reducción del seguro y dejarlo al mínimo riesgo, es decir, con la cobertura de daños que proteja el continente. Entonces podrá contratar con otra compañía el resto de los riesgos que decida cubrir.

Si desea anularlo completamente, se puede encontrar en el caso que el banco no le conceda la anulación hasta que no tenga un seguro contratado. Como lógico, la nueva aseguradora no le dará copia del contrato hasta que no haya contratado. Entonces nos encontramos con el dilema de no poder demostrar que ya se dispone de un contrato de seguro con otra compañía y es posible que su banco renovara otro año más el seguro que tiene con ellos.

Llegados a ese punto, la sugerencia es que la fecha de formalización del nuevo seguro sea un poco anterior a la del vencimiento de su póliza bancaria. De este modo, usted podría presentar ese documento en su banco y así proceder a anular la póliza que tenga contratada con ellos.

Como recomendación final y dado que este es un tema complejo que requiere la revisión de cada caso, le recomendamos que nos consulte y explique su caso. En Barea & Zango estaremos encantados de ayudarle.

Escrito porJulia Alabarce PáezAtención al cliente.
Fuente/s:
  • Ley 5/2019, de 15 de marzo, reguladora de los contratos de crédito inmobiliario: https://bit.ly/3AiflnH
  • Real Decreto 716/2009, de 24 de abril, por el que se desarrollan determinados aspectos de la Ley 2/1981, de 25 de marzo, de regulación del mercado hipotecario y otras normas del sistema hipotecario y financiero: https://bit.ly/3AgnSaw