Cómo reducir la factura de la luz en las comunidades de propietarios

En los tiempos que vivimos, con tantos gastos y pagos a realizar, conviene buscar oportunidades de ahorro por pequeñas que estas sean.

Debemos intentar minorar nuestro consumo para reducir el importe de nuestras facturas a pagar, ya se trate del teléfono como del gas, de la luz o incluso del consumo de gasolina de nuestros vehículos.

A nivel particular existen páginas web y aplicaciones móviles que nos gestionan los pagos, optimizando los ingresos o que incluso nos evalúan las opciones que tenemos en base a un gasto previo para ver la opción más barata y así ahorrar en gastos de los que no podemos o no queremos desprendernos del servicio inherente.

Muchas personas controlan de forma minuciosa todos sus gastos, pero algo que en ocasiones no se suele tener en cuenta son las opciones de ahorro a nivel comunitario, en el consumo de nuestra comunidad de propietarios y de cuánto esto puede repercutir en nuestra economía particular.

Es muy posible que si realizamos pequeñas modificaciones en nuestra comunidad veamos como disminuye nuestra cuota ordinaria, la que debemos abonar de forma periódica como el resto de nuestros vecinos.

Así que, a continuación, vamos a exponer unos pequeños consejos muy fáciles de llevar a la práctica y que en muchas de las comunidades que administramos ya han demostrado su eficacia.

Alumbrado comunitario

Éste es uno de los gastos directos más elevados y uno de los primeros cambios a realizar en algunas comunidades.

Ya sabemos que el consumo energético de un LED es en torno a un 50% menos que el de un fluorescente normal y que su vida útil es de unas 30.000 horas, en comparación con las 8.000 horas del fluorescente. Su instalación no supone un gasto excesivo y sí, en cambio, un ahorro considerable.

Por todo esto, es más que conveniente y beneficioso para la comunidad la sustitución de todo el sistema antiguo de iluminado comunitario y pasar a usar LEDs, ya sea el interior (vestíbulo, escaleras, rellanos, etc.) o en el exterior (entrada, pasillo de salida, zonas ajardinadas, piscinas, etc.).

Control de tiempos de iluminación

En la inmensa mayoría de comunidades de propietarios hay instalados conmutadores en las zonas de uso común para el control de la iluminación por tiempo.

Desde que se acciona el interruptor, las luces se encienden por un tiempo predeterminado y una vez concluido éste se apagan, pero debemos preguntarnos si es esto siempre útil y, sobre todo, si es siempre rentable.

Cuando estemos hablando de comunidades pequeñas puede serlo, pero pensemos en qué ocurre si se trata de comunidades grandes, con un número considerable de viviendas y alturas de cuatro o más plantas.

En esos casos seguramente ya no sea tan rentable porque al accionar el interruptor se encienden las luces de todas las plantas del edificio, cuando en realidad muchas de ellas no las utilizamos. Únicamente nos es útil en la planta en la que nos encontramos y a la que nos dirigimos con lo que, aunque se controlen por tiempo, mientras están encendidas se consume una gran cantidad de energía que no utilizamos.

Por ello, una opción que se está implantando en muchas comunidades es la instalación de temporizadores por planta conmutados, de forma que sólo se sólo se enciendan las luces en la planta en la que accionamos el interruptor quedando el resto de plantas con las luces apagadas.

En la mayoría de los casos, con esas luces tenemos más que suficiente porque seguramente hagamos inmediatamente uso de un ascensor.

Otra opción es el sensor de estancia o movimiento, que se accionaría al detectar la presencia de alguien, encendiendo las luces a lo largo del recorrido que realicemos por las zonas comunitarias.

Estas medidas son muy prácticas y conllevan junto con la primera mencionada un importante ahorro energético.

Ascensor

Por último y no menos importante hablemos del ascensor. La sustitución de éste por uno más nuevo y con menor consumo energético sería ideal pero puede tener un coste muy elevado, aunque existen otras opciones para también ahorrar en este apartado.

Por lo general, la iluminación de las cabinas de ascensor está siempre encendida, esté o no en uso y sea de día o de noche, con el consiguiente consumo inútil de energía y gasto reflejado.

En este caso se pueden instalar interruptores de presión y presencia que activarán la iluminación interior sólo cuando hagamos uso del ascensor. Esta sencilla modificación conlleva un ahorro considerable al que podemos sumar el obtenido si hacemos, como ya hemos comentado, uso de LEDs.

 

Todas estas opciones de ahorro son eficientes y rentables ya que conllevan un gasto mínimo de instalación que se amortiza con el ahorro energético que se obtiene.

Escrito porRoberto Ramírez SánchezOficial Habilitado de
Administrador de fincas.