Humedades en una vivienda comunitaria, ¿quién debe hacerse cargo?

Las humedades en el interior de una vivienda no solo pueden denotar alguna deficiencia en el bloque sino también un problema en el interior de una vivienda. Este hecho puede inducir a errores y disputas en lo relativo a quién debe atenderlo. Por ello nos parece ilustrativo plantearlo con ejemplos.

Tipos de humedades

Supongamos que la humedad está en un piso, entidad que forma parte como una más dentro de una finca o comunidad de propietarios. Entendemos una comunidad como un organismo en el que la suma de cada una de sus entidades conforma la totalidad de la misma. Esto significa que en caso de filtraciones o roturas que causen humedades debemos analizarlas y dividirlas en dos tipologías:

  • Humedades en una entidad de origen privativo: este tipo de humedades tienen su origen en otra entidad privativa y su causa en una rotura de conducciones de una vivienda colindante o superior en baños, cocinas, aires acondicionados, olvido de grifos u otras circunstancias parecidas. En tal caso la administración debe informar a la entidad causante y la privativa de que lo pongan en conocimiento de sus respectivos seguros para que sean ellos los que medien en la solución a dicho problema de humedades.
  • Humedades en una entidad de origen comunitario: pueden tener su origen en un elemento comunitario y su causa en una rotura de bajante comunitario, ya sea interno o visto, un montante general, un poro o grieta de la fachada, mal estado de la cubierta del edificio, etc. En este caso es la administración quien debe cursar el parte con el seguro comunitario, que debe subsanar el origen de las humedades en caso de tener cobertura.

Debemos distinguir entre humedades de origen privativo y las que tienen origen en un elemento comunitario.

En este segundo caso los daños deben gestionarse de forma comunitaria en cuanto a su coste, pero pueden repararse por medio de un industrial particular de la entidad, el seguro privativo o bien por medio de un reparador designado por la comunidad.

¿Cuándo prescriben los daños?

En temas de daños producidos por el agua, existen tiempos de prescripción y por ello se debe ser ágil en el momento de comunicarlos y establecer los tiempos de reclamación de dichos daños. En Cataluña el plazo estipulado para la prescripción de daños por agua es de 3 a 5 años, por lo cual transcurrido ese tiempo desde que se repara el origen de unas humedades hasta que se reclama el coste de los daños no debe exceder el plazo para que no prescriba.

En Cataluña, los daños producidos por agua tienen un plazo de prescripción que puede ir desde los 3 hasta los 5 años, según sea el caso.

¿Quién debe hacerse responsable?

Podemos abrir un debate extenso en cuanto al trámite de atención de daños por parte de las aseguradoras, puesto que dichas coberturas, irán siempre sujetas al articulado suscrito y las garantías contratadas con la entidad aseguradora en cada caso, no obstante, lo que si podemos decir con seguridad es que, en lo relativo a la atención de unas humedades en caso de que estas aparezcan en una entidad o piso que forme parte de una comunidad o finca, siempre irá en función de cuando se determine el origen y su causa.

La responsabilidad civil de esos daños siempre será para el causante, sin perjuicio del condicionado de cualquier póliza de seguros, esto es, que en caso de que el seguro de la comunidad no de cobertura a una conducción externa en caso de rotura no desampara al perjudicado de la vivienda la cual dicha rotura le ha afectado provocando una serie de humedades en el interior de su vivienda.

A modo de resumen y dejando otras peculiaridades que pudieran ser abordadas en otros artículos de interés relacionado con este asunto, las humedades en una vivienda pueden ser reparadas por distintos intervinientes como puedan ser, la entidad aseguradora de la vivienda, el propietario, la asistencia del seguro comunitario o técnicos designados por el administrador, no obstante, el coste de los daños materiales que se han causado, en ningún caso pueden ser sufragados por el afectado, sino por el causante.

Escrito porJordi Grau AlmendrosGestor de Incidencias
y Siniestros.
Fuente/s: