La huella de carbono en el mundo

¿Qué es la huella de carbono?

La huella de carbono es una representación del cálculo total de gases de efecto invernadero, conocidos como GEI, que se emiten de forma directa o indirecta a nuestra atmósfera.

 

¿Cuáles son los principales gases de efecto invernadero?

 

H20

El vapor de agua que, al absorber la luz solar y reenviar el calor a la atmósfera, contribuye en el aumento de la temperatura global del planeta en una especie de ciclo que se autoalimenta puesto que el aumento de la temperatura provocado por la actividad humana hace que se genere más vapor de agua desde los océanos y este, a su vez y como ya se ha dicho, también contribuye a dicho aumento.

 

CO2

El dióxido de carbono es posiblemente el gas más conocido cuando se habla de efecto invernadero, ya que es el más abundante entre los gases de este tipo.

Se libera a la atmósfera principalmente al consumir combustibles fósiles como el petróleo, el carbón o el gas natural.

Otras fuentes generadoras de dióxido de carbono son la elaboración de ciertos productos en procesos químicos como los usados para producir cemento y también la emisión generada por varios residuos sólidos y algunos materiales biológicos.

 

N2O

El óxido nitroso, aunque quizás es menos conocido que el dióxido de carbono ya citado, tiene un efecto de calentamiento global muy superior al de dicho gas, llegando a ser unas 300 veces más perjudicial.

De hecho, no sólo es mucho más perjudicial que el CO2 para el medio ambiente sino que, además, resulta peligroso puesto que respirar niveles altos de este gas puede producir quemaduras en ojos y garganta, así como espasmos e inflamación de las vías respiratorias, impidiendo que el oxígeno llegue de forma normal a los pulmones y generando acumulación de líquido en los mismos, pudiendo llegar incluso a causar la muerte de la persona afectada.

Se calcula que las actividades humanas liberan a la atmósfera cada año más de siete millones de toneladas de óxido nitroso, lo que constituye aproximadamente un 6% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, siendo la agricultura la responsable de tres cuartas partes de la totalidad de este gas por culpa de las cantidades masivas de fertilizantes sintéticos que se emplean.

 

CH4

Siguiendo con las comparaciones, el gas metano es unas 80 veces más contaminante que el dióxido de carbono.

Una vez más, este gas se genera en su mayor parte por culpa de la actividad humana mediante el consumo de combustibles fósiles, así como las emisiones generadas por la descomposición de la basura en los vertederos.

 

O3

El ozono es otro de los gases más conocidos cuando se habla de efecto invernadero, aludiendo sobre todo al agujero en la capa a la que este gas da nombre y que se encuentra en la estratosfera, extendiéndose esta desde una distancia a la superficie terrestre que va desde los 10km hasta los 50km.

Así pues, la mayor concentración de ozono se encuentra en capa de ozono u ozonosfera y filtra los rayos ultravioleta que llegan a la Tierra procedentes del Sol, protegiendo a los seres vivos de las radiaciones infrarrojas.

Sin embargo, un 10% de ozono se concentra en una zona más baja de la atmósfera, concretamente en la troposfera. El gas que se acumula en esta zona también proviene en su mayor parte de la combustión de materiales fósiles y resulta altamente contaminante por su gran poder de oxidación que afecta a la salud de los seres vivos y reduce la capacidad de fotosíntesis de toda la vegetación del planeta.

 

¿A qué niveles puede medirse la huella de carbono?

La huella de carbono puede medirse tanto a nivel personal o individual como a nivel de empresa, a nivel de elaboración o fabricación de un producto y también, algo que se ve cada vez con más frecuencia, a nivel de celebración de evento.

De forma general y sin entrar en mucho detalle, el cálculo de la huella de carbono se basa en la fórmula siguiente:

Huella de carbono = Dato de consumo x Factor de emisión

Es decir, se trata simplemente de multiplicar el consumo que se haga de determinado combustible o tipo de energía por el correspondiente factor de emisión de dicho combustible o del proceso empleado para la obtención de dicha energía.

A nivel particular existen diversas calculadoras que nos pueden ayudar a determinar cuál es nuestra huella de carbono, como por ejemplo:

 

¿Cuáles son los países con mayor huella de carbono?

Como ya se ha dicho, por cantidad de emisiones, el CO2 sigue siendo el mayor culpable del cambio climático.

Sus emisiones empezaron a crecer de forma exponencial en los países más desarrollados a partir de la Revolución Industrial, sobre todo después de 1850 en lo que supuso un cambio muy importante en lo relativo al aumento del consumo de combustibles fósiles tanto para los medios de transporte como para la industria en general.

Así pues, son los países más desarrollados los que han emitido desde entonces una mayor cantidad de gases perjudiciales para el medio ambiente.

A continuación, se muestra una tabla y un par de gráficos elaborados por la organización UCS (Union of Concerned Scientists) en la que se recogen los datos correspondientes a las emisiones de los 20 países más contaminantes en el periodo comprendido entre el año 1750 y 2020, teniendo en cuenta las emisiones debidas al uso de combustibles fósiles y cemento.

 

 

 

 

Como puede observarse, son los países más ricos e industrializados los que producen una mayor emisión de CO2, siendo Estados Unidos el primer responsable del perjuicio climático, seguido por China. Entre ambos países acumulan el 38,4% del total de emisiones mundiales.

 

¿Cuáles son los niveles de emisión de gases de efecto invernadero en España?

Según el Instituto Nacional de Estadística, se emitieron en España en el año 2021 unos 294,9 millones de toneladas de gases de efecto invernadero, lo que supone un incremento del 5,7% respecto a 2020.

 

 

No obstante, dicha cifra representa un descenso del 29,6% respecto al año 2008.

 

 

En el caso de España, el 23% de dichas emisiones son generadas por el consumo de energía y combustibles en los hogares.

 

Escrito porJordi Zango NovellDirector del Departamento
de Márketing y Multimedia.
Fuente/s: