La lucha contra el hambre: hambre cero

"La gente pasa hambre en España", es el resumen que realiza Kartik Raj, autor del informe realizado por la organización internacional Human Right Watch (HRW) y que se ha presentado este mes de julio.

Este informe sobre España es el primero que se realiza en Europa porque, según los datos del Banco Mundial, es uno de los países que más sufrieron la pandemia.

"Nuestra hija come pero nosotros comemos si podemos. Si no, dormimos. Nos sentimos rechazados. Pasamos hambre". Ésta es una de las frases que destaca la organización en su informe sobre una de estas familias.

Este informe destaca que en Catalunya se superaron por primera vez las 400.000 personas que necesitaban ayuda alimentaria en el 2020. Una cifra que siguió al alza en el 2021.

En el caso del centro de Distribución Solidario de Alimentos en Nou Barris, gestionado por Cáritas, la demanda creció un 66% en 2020 y un 32% en 2021, comparado con los datos de 2019, antes del COVID.

El hambre es un problema que sigue creciendo en España pero también en el resto del mundo. Poner fin al hambre, conseguir la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible es el segundo Objetivo de Desarrollo Sostenible del Pacto Mundial.

La pérdida de capacidad económica de la población con menos recursos está poniendo en riesgo su acceso a una alimentación sana y nutritiva. Según el Programa Mundial de Alimentos, alrededor de 135 millones de personas sufren hambre severa, debido principalmente a los conflictos causados por los seres humanos, el cambio climático y las recesiones económicas. La pandemia de COVID-19 podría duplicar ahora esa cifra y sumar a otros 130 millones de personas que estarían en riesgo de sufrir hambre severa.

Desde Fundación Luz Solidaria y Luz Solidaria estamos contribuyendo a luchar contra el hambre a través de alianzas con fundaciones y asociaciones sin ánimo de lucro que ayuden a los colectivos en riesgo de exclusión social. Los clientes que contraten con Luz Solidaria pueden decidir destinar los beneficios generados por su factura a entidades que luchan local o internacionalmente para reducir el hambre de estas familias más vulnerables.

Escrito porIsabel JiménezPresidenta de la
Fundación Luz Solidaria.