Medidas excepcionales en el ámbito laboral a causa del Coronavirus-19 para trabajadores por cuenta ajena

El pasado día 18 de marzo de 2020 entró en vigor el Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo, por el que se amplían las medidas adoptadas hasta la fecha para hacer frente a las circunstancias económicas excepcionales en las que nos vemos todos envueltos a causa del COVID-19.

Mediante el manifestado Real Decreto-Ley, el Gobierno español articula una serie de medidas en el ámbito laboral y de la Seguridad Social con el claro objetivo de apoyar la continuidad en la actividad productiva y el mantenimiento del empleo y así, combatir la caída de la demanda y la interrupción de la actividad productiva motivada por el COVID-19. Entre estas medidas extraordinarias, en el ámbito de los trabajadores por cuenta ajena, son de destacar las siguientes:

Derecho a la adaptación del horario y reducción de jornada

Tendrán derecho a la adaptación de la jornada y/o a la reducción de la misma, los trabajadores que acrediten tener deberes de cuidado personal respecto al cónyuge, pareja de hecho y familiares consanguíneos hasta el 2º grado como consecuencia directa de la emergencia sanitaria (por razones de edad, enfermedad, discapacidad) cuando:

  • Sea necesaria la presencia de la persona trabajadora para la atención de alguna de las personas indicadas y necesite de cuidado personal y directo como consecuencia directa del COVID-19.
  • Existan decisiones adoptadas relacionadas con el COVID-19 que impliquen cierre de centros educativos o de cualquier otra naturaleza que dispensaran cuidado o atención a la persona necesitada de los mismos.
  • La persona que hasta el momento se hubiera encargado del cuidado o asistencia directos de cónyuge o familiar hasta segundo grado de la persona trabajadora no pudiera seguir haciéndolo por causas justificadas relacionadas con el COVID-19.

La adaptación de jornada puede consistir en:

  • Cambios de turno.
  • Alteración del horario laboral.
  • Horario flexible.
  • Jornada partida o continuada.
  • Cambio de centro de trabajo.
  • Cambio de funciones.
  • Cambio de forma de prestación de trabajo (incluyendo el trabajo a distancia, lo que conocemos como “teletrabajo”).

En cuanto a la reducción especial de jornada cabe decir que la misma supondrá la reducción proporcional del salario y deberá ser comunicada a la empresa con 24 horas de antelación.

Suspensión de contratos y reducción de jornada: ERTE por fuerza mayor relacionado con el Covid-19

ERTE es el acrónimo de "Expediente de Regulación Temporal del Empleo".

¿Qué suspensiones de contrato y reducciones de jornada están justificadas por fuerza mayor?

Se considerará que las suspensiones de contrato y reducciones de jornada se producen por fuerza mayor cuando que tengan su causa directa en pérdidas de actividad como consecuencia del COVID-19, incluida la declaración del estado de alarma, e impliquen:

  • Suspensión o cancelación de actividades.
  • Cierre temporal de locales de afluencia pública.
  • Restricciones en el transporte público y, en general, de la movilidad de las personas y/o las mercancías.
  • Falta de suministros que impidan gravemente continuar con el desarrollo ordinario de la actividad.
  • Situaciones urgentes y extraordinarias debidas al contagio de la plantilla o la adopción de medidas de aislamiento preventivo decretados por la autoridad sanitaria, que queden debidamente acreditados.

¿Cuál es el procedimiento a seguir?

El procedimiento se iniciará mediante la solicitud de la empresa, a la que deberá acompañarse un informe relativo a la vinculación de la perdida de actividad como consecuencia del COVID-19, adjuntando asimismo, toda la documentación acreditativa al respecto.

La empresa deberá comunicar su solicitud a los trabajadores que se vayan a ver afectados (o de existir, a su representación) dándoles traslado del informe al que se ha hecho referencia anteriormente, así como de su documentación acreditativa.

La autoridad laboral, deberá constatar la existencia de fuerza mayor, si esta es la causa que motiva la suspensión de los contratos o la reducción de la jornada.

La resolución de la autoridad laboral competente se dictará en el plazo de 5 días desde la presentación de la solicitud, previo informe (potestativo) de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y deberá limitarse a constatar que la fuerza mayor alegada por la empresa es real correspondiendo a ésta la decisión sobre la aplicación de medidas de suspensión de los contratos o reducción de jornada, que surtirán efectos desde la fecha del hecho causante de la fuerza mayor.

¿Qué especialidades implica este procedimiento en materia de cotización?

  • Cuando la empresa tuviera menos de 50 trabajadores, la Tesorería General de la Seguridad Social exonerará a la empresa del abono de la aportación empresarial mientras dure el período de suspensión de contratos o reducción.
  • Si la empresa tuviera 50 trabajadores o más, en situación de alta en la Seguridad Social, la exoneración de la obligación de cotizar alcanzará al 75 % de la aportación empresarial.

No obstante lo anterior, dicha exoneración no afectará a la persona trabajadora por cuanto se considerará efectivamente cotizado dicho periodo.

Suspensión de contratos y reducción de jornada: ERTE por causa económica, técnica, organizativa y de producción relacionadas con el Covid-19

En el supuesto que la empresa decida acogerse a la suspensión de contratos o reducción de jornadas por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción relacionadas con el COVID-19 pero sin intervenir fuerza mayor, se seguirá el siguiente procedimiento:

  • Si no existe representación legal de las personas trabajadoras, se conformará una comisión representativa para negociar el periodo de consultas formada por tres trabajadores de la propia empresa, debiéndose constituir en el plazo improrrogable de 5 días.
  • El periodo de consultas entre la empresa y la representación de las personas o la comisión en su defecto, no deberá exceder del plazo de 7 días.
  • El informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, cuya solicitud será potestativa para la autoridad laboral, se evacuará en el plazo improrrogable de siete días.

¿Qué especialidades implica este procedimiento en materia de cotización?

En los supuestos en que la empresa decida la suspensión de contratos o la reducción temporal de la jornada de trabajo por causas distintas a fuerza mayor, los trabajadores se podrán acoger a la prestación por desempleo, aunque no cumplan con el periodo de cotización necesario para ello.

El periodo en el que se encuentren percibiendo dicha prestación por desempleo no computará como periodo consumido y la duración de la prestación se extenderá hasta la finalización del período de suspensión del contrato de trabajo o de reducción temporal de la jornada de trabajo de las que trae causa.

Vea también el artículo relacionado: Medidas excepcionales en el ámbito laboral a causa del Coronavirus-19 para trabajadores por cuenta propia o autónomos

Escrito porCarolina Escobar BuenoAbogada.
Directora de Sucursal.