Normativa para la instalación de aires acondicionados en Barcelona y su área metropolitana

Se acercan el buen tiempo y el calor y, como cada año en esta época, empiezan a incrementarse las ventas de aparatos de aire acondicionado, en un intento de sofocar el bochorno estival y pasar el verano de la mejor manera posible.

La instalación de un aire acondicionado debe de ser estudiada desde dos vertientes, la instalación de una parte del dispositivo dentro de la vivienda y la de la parte que debe situarse en el exterior, posiblemente en una zona comunitaria. Es justamente esa parte, la instalación del split en el exterior la que puede generar problemas de diferentes tipos si no se hace correctamente.

En el momento en que nos planteemos dicha instalación, es más que aconsejable que lo primero que hagamos sea consultar a nuestro administrador de la finca o al presidente de la comunidad si existe alguna zona habilitada para la instalación de los motores de los aires acondicionados. Después tendremos que contratar a un buen especialista que nos prepare un proyecto para realizar el trabajo, teniendo en cuenta la zona de instalación y la potencia que será necesaria para garantizar el buen funcionamiento dentro de nuestra vivienda. Por último, para evitar sorpresas, también es aconsejable que revisemos la normativa municipal en lo referente a este tipo de instalaciones.

Antes de instalar un aparato de aire acondicionado es más que aconsejable que lo primero que hagamos sea consultar al administrador de nuestra finca.

Si revisamos la normativa del Ajuntament de Barcelona, a la cual se adhieren las poblaciones colindantes, podremos observar que para construcciones y rehabilitaciones integrales de edificios ya se debe de plantear una preinstalación de aires acondicionados, definiendo la ubicación, las entradas y salidas de aire y toda la maquinaria que sea necesaria según la cantidad de entidades que tenga el edificio. Para este tipo de construcciones la zona habilitada será la azotea, sin que pueda ser visible la maquinaria desde la vía pública.

Para el resto de edificios la ley es más permisible ya que, teniendo en cuenta que la mejor opción es la azotea, estarían permitidas las siguientes ubicaciones:

  • Suelo del balcón, siempre que el aparato quede por detrás de la barandilla, no esté anclado en la fachada, ni sean visibles en ésta las conducciones.
  • Cuando no se tengan balcones o bien sean balcones reculados, se permite colocar el motor dentro del edificio por detrás de la carpintería o bien en espacios semiabiertos con un proyecto que integre el mismo. Nunca se podrán instalar de forma que sean visibles o que queden en la parte exterior del edificio y nunca deberán sobresalir del plano vertical, conservando en todo momento la estética y la uniformidad del edificio.
  • En las plantas bajas se permitirá la instalación al igual que el punto anterior, mediante proyecto integrador y siempre que el split no sea visible desde el exterior.

Todos estos argumentos se aplican de igual forma en fachadas interiores del edificio, donde todos los aires acondicionados instalados deben de quedar integrados en el conjunto del edificio, sin destacar.

En ningún caso se autorizará una instalación que requiera la perforación de la fachada tanto para la instalación de los aparatos como de los conductos necesarios para su correcto funcionamiento ya que dichas instalaciones pueden menguar la estanqueidad del edificio y pueden ser el inicio de humedades u otras patologías que acaben derivando en importantes gastos comunitarios y, lo más importante, en una afectación a la solidez del edificio.

Para instalar un aire acondicionado nunca se permitirá la perforación de la fachada.

Escrito porNúria Rostand TorrenteOficial Habilitada de
Administrador de fincas.